MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Las mismas brigadas con distinto collar

 


Por Gareth Porter*


WASHINGTON,  (IPS)  – El presidente estadounidense Barack Obama no 

retirará en los próximos 18 meses las brigadas especiales de combate de 

Iraq, como prometió el 27 de febrero en Camp LeJeune, en el oriental 

estado de Carolina del Norte. Apenas les cambiará el nombre.

 

Varios de los Equipos de Brigadas de Combate (BCT, por sus siglas en 

inglés), que durante seis años fueron la unidad básica del ejército 

estadounidense, permanecerán en territorio iraquí luego de esa fecha, bajo 

una nueva etiqueta cuyo nombre no aluda a la lucha.

 

  Un portavoz del secretario de Defensa, Robert M. Gates, el teniente 

coronel Patrick S. Ryder, dijo a IPS que "varias brigadas asesoras y de 

asistencia" serán parte de un comando estadounidense en Iraq que será 

"redesignado" como "fuerza de transición" luego de agosto de 2010.

 

  Pero esas "brigadas asesoras y de asistencia" en los hechos serán las 

mismas que las BCT, excepto por la adición de unas pocas decenas de 

oficiales que cumplirán tareas de asesoría y asistencia, según 

funcionarios militares involucrados en el proceso de planificación.

 

  Gates apareció el 1 de este mes en el programa "Meet the Press", de la 

cadena NBC, donde dijo que la "fuerza de transición" tendría "una clase de 

misión muy diferente", y que las unidades que permanezcan en Iraq "estarán 

caracterizadas de modo diferente".

 

  "Se las llamará brigadas de asesoría y asistencia, no brigadas de 

combate", enfatizó.

 

  La decisión de Obama de continuar con la propuesta militar de una 

"fuerza de transición" de 35.000 a 50.000 efectivos representa, por lo 

tanto, un completo abandono de su propia política original de retirada de 

las tropas de combate. Y también una aceptación de lo que los militares 

querían: la presencia continuada de varias brigadas en Iraq más allá de 

mediados de 2010.

 

  Los funcionarios del Consejo Nacional de Seguridad se negaron a 

formular declaraciones sobre el tema.

 

  El término que fue usado dentro del ejército para designar las unidades 

que formarán gran parte de la "fuerza de transición" no es "brigadas de 

asesoría y asistencia", sino "Brigadas Potenciadas para las Operaciones de 

Estabilidad" (BESO, por sus siglas en inglés).

 

  El teniente coronel Gary Tallman, portavoz de las Fuerzas Armadas, 

confirmó el lunes que las BESO serán la unidad del ejército que se 

desplegará en Iraq. Todavía se busca determinar "la composición exacta de 

las BESO", agregó.

 

  Pero en los últimos meses el ejército de Estados Unidos ya estuvo 

desarrollando el perfil de las fuerzas. El único cambio a la estructura de 

las existentes BCT que se planea es el agregado de habilidades de asesoría 

y asistencia, más que cualquier reducción en su poder de combate.

 

  Las BCT están organizadas en torno a dos o tres batallones de 

infantería motorizada, pero también incluyen todos los elementos de apoyo, 

entre ellos su propio respaldo de artillería, necesario para mantener el 

espectro total de las operaciones militares.

 

  Ésas son características permanentes de todas las variantes de las BCT, 

que no serán alteradas en la nueva versión a desplegarse bajo el título de 

"fuerza de transición", según expertos.

 

  Estos dijeron que la única cuestión sobre la cual el ejército todavía 

está comprometido en discusiones con comandantes de campo es qué aumento 

estándar necesitará una BCT para su nueva misión.

 

  El mayor Larry Burns, del Centro de Armas Combinadas del Ejército en 

Fort Leavenworth, en el central estado de Kansas, dijo a IPS que el 

comandante en jefe del ejército, general George W. Casey, dirigía ese 

Centro, buscando darle a las BCT la capacidad de llevar a cabo una misión 

de entrenamiento y asistencia.

 

  La esencia de la variante BESO, según Burns, es que los Equipos de 

Transición Militar que trabajan directamente con las unidades militares 

iraquíes ya no operan de modo independiente, sino que serán integradas en 

las BCT.

 

  Esto confirmará la tendencia de que las BCT adquieran gradualmente 

control operativo sobre esos Equipos, antes independientes, según el mayor 

Robert Thornton, del Centro Conjunto para la Asistencia a Fuerzas 

Internacionales y de Seguridad, en Fort Leavenworth.

 

  El general Martin Dempsey, titular del Comando de Entrenamiento y 

Doctrina del Ejército, publicó una Guía de Planificación que exige un 

mayor refinamiento de las BESO.

 

  Otros nombres que se usaron en los últimos meses para la nueva variante 

de las brigadas, pero que fueron desechadas, dejaron en claro que la 

iniciativa es simplemente fortalecer las BCT.

 

  Algunos de los nombres manejados fueron "Equipo de Brigadas de 

Combate–Asistencia a las Fuerzas de Seguridad" y "Equipo de Brigadas de 

Combate para las Operaciones de Estabilidad".

 

  El plan para desplegar varias BCT de mayor tamaño representa la 

culminación de una estrategia para "re-etiquetar" o dar una nueva misión a 

las brigadas en Iraq, desarrollada por líderes militares cuando se 

consideraba casi segura la victoria de Obama en las elecciones 

presidenciales del año pasado.

 

  A fines del año pasado, el general David Petraeus, jefe del Comando 

Central, y el general Ray Odierno, máximo comandante en Iraq, habían 

quedado desconformes con el compromiso de Obama de retirar a todas las 

brigadas de combate. Pero los estrategas militares rápidamente 

respondieron con el plan de "re-etiquetamiento" como manera de evitar un 

completo repliegue.

 

  The New York Times reveló el 4 de diciembre que el Pentágono hablaba 

sobre designar a las unidades de combate como "de entrenamiento y apoyo", 

pero no dio detalles. El Departamento de Defensa proyectaba mantener unos 

70.000 efectivos en Iraq "por un tiempo sustancial, incluso más allá de 

2011".

 

  El secretario Gates y el almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor 

Conjunto, discutieron un plan para llamar a esas fuerzas "tropas de 

apoyo". Eso ocurrió en una reunión con Obama el 15 de diciembre en 

Chicago, informó el mismo diario tres días después.

 

* Gareth Porter es historiador y experto en políticas de seguridad 

nacional de Estados Unidos. "Peligro de dominio: Desequilibrio de poder y 

el camino hacia la guerra en Vietnam", su último libro, fue publicado en 

junio de 2005 y reeditado en 2006. (FIN/IPS/traen-js-rp/gp/ks/na ik sp ip 

fe/09)