MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Netanyahu en la encrucijada tras el discurso de Obama, según prensa israelí

 

Jerusalén, (EFE).- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha acogido con inevitable conformismo el discurso del presidente de EEUU, Barack Obama, aunque hoy la prensa local no oculta que para él ha comenzado una inevitable cuenta atrás.

Con títulos como "Bibi (como se conoce popularmente a Netanyahu), despierta", "Netanyahu, atrapado" o "Netanyahu ahora se enfrenta a la lucha contra Obama o contra su coalición", la prensa recoge uno de los principales dilemas a los que se enfrenta el primer ministro.

En un discurso calificado de "histórico", Obama afirmó que la única solución al conflicto en Oriente Medio pasa por la coexistencia de dos Estados, uno israelí y otro palestino.

Obama afirmó que su país "no acepta la legitimidad" de las colonias judías en Cisjordania y apostilló que "es hora de que estos asentamientos se detengan", palabras a las que no aludió el texto oficial difundido ayer por la Oficina de Netanyahu.

El jefe del Gobierno israelí apenas supo del contenido del discurso de Obama, y de forma muy escueta, horas antes de que el presidente de EEUU hablara en la capital egipcia, según la prensa.

Los principales medios israelíes afirman hoy que, una vez desvelado, el primer ministro ya no puede eludir más su contenido.

La tibieza ha caracterizado la respuesta oficial de Israel a las palabras pronunciadas por Obama: un escueto comunicado resalta la esperanza en que el "importante" discurso "lleve a una nueva era de reconciliación" entre este país y el mundo árabe-musulmán.

Pero la reacción formal del Gobierno israelí contrasta con titulares de prensa que indican que EEUU trata de rebajar la tensión creada por el discurso o hablan de cierto descontento oficial sobre la manera en que Obama se refirió al programa nuclear iraní.

Israel considera las ambiciones nucleares de Teherán su principal amenaza y algunos medios apuntan que el Gobierno esperaba de Obama un mensaje más firme, incluidos plazos límite.

Para Netanyahu, sin embargo, la cuestión más apremiante en estos momentos parece ser qué política seguir con los palestinos si desea mantener el apoyo de EEUU, su principal aliado en el mundo.

La versión digital del diario mayor tirada en Israel el "Yediot Aharonot" apunta en un artículo de opinión que EEUU apoya a Israel y que la era de los trucos, promesas y anexiones graduales de Judea y Samaria (nombres bíblicos y oficiales de Cisjordania) ha concluido.

"Es el momento de la acción; ha llegado la hora de avanzar y resolver el problema palestino. Y según considera Obama, sólo hay una solución: Un estado Palestino".

Apunta que las dos únicas opciones de Netanyahu son una colisión frontal con la mayor potencia del mundo, lo que llevaría al completo aislamiento de Israel y al ostracismo en el ámbito internacional, o una cambio dramático en su política, con costosos precios.

En este sentido, debería enfrentarse a miembros de su coalición de gobierno, incluido el sector más duro de su partido, el conservador Likud, reacios a cualquier concesión a los palestinos.

Apunta el diario, "el primer ministro debe decidir si va con los miembros más extremistas del Likud o con Obama".

Por su lado, el "Haaretz", el periódico más leído entre la intelectualidad israelí, afirma que "Netanyahu ahora entiende lo que ya sabía antes del discurso: el momento del cálculo político que tanto temía se acerca rápidamente".

El rotativo de Tel Aviv considera las próximas semanas decisivas para sabe a quién habrá de enfrentarse el primer ministro: con la poderosa Administración de EEUU, "cuyo presidente considera que tiene un desempeño casi mesiánico", o con miembros de su propia coalición y partido.

Recuerda que el anterior Ejecutivo de Ehud Olmert, que apoyaba inequívocamente una solución de dos Estados, ya contó con algunos socios de coalición hoy presentes en el Gobierno y apunta que una opción podría ser la incorporación del partido centrista Kadima de Tzipi Livni. EFE

db/mr