MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Palabras del Presidente Calderón al Presidente Obama en México

 

Palabras del Presidente Obama

 

 

Excelentísimo señor Barack Obama, Presidente de los Estados Unidos de América.

 

Distinguidos integrantes de la Comitiva que le acompaña.

 

Señoras y señores:

 

El pueblo y el Gobierno de México nos sentimos muy honrados, señor Presidente, por su visita. Usted representa una voz de cambio y de esperanza, la voluntad de renovación de un gobierno y un pueblo entero, que son, además, pueblo y gobierno amigos.

 

Nos da gusto recibirle en este recinto emblemático para todos los mexicanos. Aquí está el legado de las grandes civilizaciones que florecieron en Mesoamérica y también el testimonio de la riqueza pluricultural de nuestro México; aquí están los símbolos de nuestras raíces ancestrales y más profundas.

 

Hoy ha iniciado una nueva etapa en la relación entre México y los Estados Unidos. En este día histórico nos hemos reconocido como dos pueblos hermanos, como dos naciones unidas por anhelos y por valores.

 

El mundo está viendo caer viejos paradigmas: la falsa creencia de que podíamos abusar de la naturaleza sin preocuparnos por las consecuencias, la noción equivocada de que el consumo sin límites o las finanzas sin mesura podrían generar prosperidad automática.

 

La humanidad, quizá, ha cometido muchos de los que Mahatma Gandhi llamó pecados capitales:

 

Tener riqueza sin trabajo, placer sin conciencia, ciencia sin humanidad, conocimiento sin carácter, comercio sin moral, oración sin sacrificio y política sin principios.

 

Esta civilización, la nuestra, como lo demuestra este museo, ha tenido el privilegio de desenterrar muchas civilizaciones antiguas, sin embargo, nos ha dado cuenta del riesgo de su propia mortalidad.

 

Sé, señor Presidente, la enorme responsabilidad que pesa sobre sus hombros. Es usted el Presidente de los Estados Unidos, pero al mismo tiempo representa, como en muy pocas ocasiones, la esperanza de millones y millones de mujeres y de hombres no sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo.

 

La esperanza de que vengan mejores días para una humanidad que sufre los efectos de sus propios errores, una humanidad herida por la guerra y la violencia, por el crimen organizado y el terrorismo; una humanidad marcada aún por la miseria de miles de millones y por el súbito y prolongado deterioro en el nivel de vida de otros tantos, producto de la crisis económica más grave que las generaciones presentes hayan contemplado.

 

Son de los que opinan que la responsabilidad que cada ser humano asume en la Tierra, va aparejada con los talentos que ha recibido.

 

Usted, señor Presidente, sé que ha sido provisto con la inteligencia, la sencillez y el carisma suficientes para ejercer el liderazgo que se necesita para enfrentar y resolver los problemas de la era actual.

 

Sepa usted que cuenta en México con amigos, con socios, con vecinos y con aliados dispuestos a enfrentar juntos esta tarea.

 

Pertenecemos, sin duda, a la generación del cambio, la generación que tiene ante sí la oportunidad histórica de transformar nuestra realidad y como usted lo dijera en Berlín, dejar nuestra huella en la historia.

 

Esto requerirá de un gran esfuerzo, pero estoy seguro de que se puede lograr. Esta es una de las pocas ocasiones en la historia tan compleja entre nuestros pueblos, en que ambos Presidentes podemos tendernos la mano y hablar con verdad.

 

Es momento, por lo mismo, de actuar, Presidente, para acercar más a nuestros pueblos y resolver juntos nuestros grandes desafíos.

 

México y Estados Unidos quieren que su gente viva en paz y con tranquilidad; que sus niños y jóvenes vivan libres de la violencia que provoca el crimen organizado, y libres de la esclavitud de las drogas.

 

Por eso es tan positivo que nuestros países hayan renovado hoy su alianza para derrotar a las organizaciones criminales que actúan en ambos lados de la frontera.

 

Ambas naciones queremos que nuestra gente pueda salir adelante con la dignidad de su propio esfuerzo.

 

A los mexicanos nos duele que muchos de los nuestros se marchen a Estados Unidos en busca de una vida mejor, y que incluso lleguen a perder la vida en el intento.

 

Por eso estamos trabajando para que en México haya más oportunidades para nuestra gente.

 

Mientras tanto es muy esperanzador que su Administración tenga una valoración más justa y comprensiva de la migración, que busque una solución integral a este problema y que esté consciente de las enormes aportaciones de los trabajadores mexicanos al bienestar de los norteamericanos.

 

En estos momentos de grave dificultad económica debemos fortalecer la competitividad regional para tener éxito como Norteamérica completa ante un mundo que nos compite ferozmente.

 

Y por ello es necesario no sólo que defendamos, sino que ampliemos nuestro comercio y también la cooperación en aéreas estratégicas como la infraestructura, la energía, la salud, las oportunidades laborales.

 

En alguno de sus discursos más memorables el Presidente Abraham Lincoln dijo que una casa dividida no puede permanecer. Hoy, en cierto sentido, la casa común es la región donde nos tocó vivir. América del Norte; y por eso es indispensable que trabajemos unidos, para que cada uno de los habitantes de esta gran casa pueda hacer valer su derecho inalienable a buscar la felicidad.

 

Señor Presidente:

 

Son muchas las cosas que compartimos. Pertenecemos a una generación forjada en los principios de lucha, de trabajo y de superación. Usted y yo compartimos también la mirada puesta en el futuro y valores de justicia, de democracia, de libertad, de legalidad, de respeto al medio ambiente.

 

Sé que éstas, además de muchas otras coincidencias, nos unirán todavía más en nuestra lucha por el bienestar de nuestros pueblos.

 

Y ahora, queridos amigos, quiero pedirles a todos ustedes que me acompañen en un brindis en honor del Excelentísimo Presidente de los Estados Unidos de América y de los integrantes de su Comitiva.

 

Brindo por una nueva era sustentada en el respeto mutuo y en la responsabilidad compartida entre nuestras naciones.