MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

PRI y PAN frenan la revisión a Fox

 

Fidel Samaniego, Andrea Merlos y Juan Arvizu / El Universal 

 

 

Envia tu Opinion a El Universal 

 

 

La discusión y votación de las cuentas públicas de 2004 y 2005, que debía realizarse ayer, quedaron congeladas, luego de un acuerdo de las fracciones de PAN y PRI en la Cámara de Diputados.

A manera de explicación, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara baja, César Horacio Duarte (PRI), admitió que el proceso es inédito, pues no existía precedente en el rechazo de las cuentas públicas. La semana pasada los diputados de PRI y PRD no aceptaron las correspondientes a 2002 y 2003 por considerar que hubo corrupción.

Duarte dijo que esperarán a que la Comisión de Presupuesto retome el tema y ofrezca una solución, haga un nuevo dictamen y se someta de nuevo a votación del pleno.

Sin embargo, diversas fuentes consultadas señalaron que priístas y panistas negociaron una tregua.

Manuel Cárdenas, de Nueva Alianza, comentó: “Hicieron un cambalache. Poco les importó la transparencia o aclarar las cuentas, la forma en que se gastó el dinero público en el pasado. El PRI y el PAN están preocupados, y hacia allá van sus cálculos, de lo que ocurra en el futuro inmediato, en las elecciones de julio. Y eso es lo que ven, qué rendimientos o pérdidas de votos les puede causar esto”.

Antes de que se conociera la decisión, en las reuniones plenarias que priístas y panistas celebraban había discusiones fuertes. En ambos grupos se enfrentaban las propuestas de quienes querían seguir el enfrentamiento político, el debate y el intercambio de acusaciones por las cuentas públicas del gobierno foxista.

En el lado priísta, unos expresaban que el que golpea primero, golpea dos veces. Pero otros alertaban que lo que pudieron haber ganado ante la opinión pública al reprobar las cuentas de los años 2002 y 2003, el pasado miércoles, podrían perderlo en las siguientes, sobre todo ante la guerra sucia que encabeza Germán Martínez Cázares, dirigente nacional del PAN.

En la cancha del blanquiazul, los cercanos a Vicente Fox, del ala dura, decían que había que responder, que tenían que lanzarse al contraataque. Puntualizaban que los priístas deberían tragarse el grito de “¡Corruptos!” que les dedicaron la semana pasada. Doña Elena Álvarez viuda de Vicencio intervino; sentenció que nadie gana con las descalificaciones, con los denuestos.

Al final, el aplazamiento llegó a través de la Mesa Directiva.

Por su parte, la perredista Susana Monreal, de la Comisión de Presupuesto, expresó que los legisladores están en desacato, debido a que en la Constitución se venció el tiempo de aprobación de las cuentas públicas desde noviembre de 2007.

Por esa razón, en mayo de 2008 se publicó un transitorio constitucional que amplió el plazo, pero una vez más ya se venció. Las cuentas públicas del gobierno del ex presidente Vicente Fox tenían que haber concluido en 2008.

Ahora, el tema se hereda a la próxima Legislatura, para permitir en las tres últimas sesiones la aprobación de dictámenes prioritarios, sobre seguridad y justicia.