MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Sarkozy y Forbes: aliento para delinquir


Editorial Revista Siempre!

Dos hechos insólitos, ocurridos en menos de una semana, demuestran cómo la delincuencia organizada se encuentra ya instalada, lo mismo en la consciencia y escala de valores de importantes jefes de Estado que en los criterios con que operan las altas esferas del empresariado internacional.

Primero, escuchamos al presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, pedir al gobierno mexicano autorizar la extradición de Florence Cassez —acusada de secuestro, portación de armas prohibidas y de tener vínculos con el crimen internacional— a su país, por considerar que él tiene obligaciones que cumplir en la defensa de los derechos humanos y jurídicos de todos los ciudadanos franceses.

Pocos días después, los mexicanos nos enterábamos, sin poder cerrar la boca, que la revista Forbes había incluido en su lista de adinerados al jefe del cártel de Sinaloa, a Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, por considerarlo “muy exitoso en su negocio”.

En ambos casos hay señales francamente ominosas. Bajo un contexto nacional y mundial diferente al actual, lo dicho por Sarkozy y Forbes no tendrían el significado que hoy tienen. Sin embargo, cuando se cierne sobre la humanidad la posibilidad de ser derrotada por el crimen organizado; cuando los gobiernos se encuentran atrapados entre invertir en resolver la pobreza o combatir las mafias; cuando la crisis de valores tiene convertidos a los jóvenes en parias sociales, lo dicho por el presidente francés y la revista norteamericana resulta ser un evidente estímulo a delinquir.

Llama la atención que el presidente de un país que ha dado ejemplos históricos en materia de moral pública y de defensa de la legalidad y justicia, haya dedicado su visita como jefe de Estado a defender ante el Senado de la República a una mujer que ha dedicado su vida a la aventura delictuosa. ¿Quién es realmente Florence Cassez para Sarkozy y el gobierno francés? ¿O acaso se trata, simplemente, de una medida política de las que siempre está necesitado el mandatario galo para seguirse posicionando como un político aplaudido y audaz?

Al “zar Nicolás” parece gustarle tener affaires de toda clase y con todo tipo de mujeres. Lo mismo con una Carla Bruni —a la que desposó por su belleza— que con una Ingrid Betancourt —a la que rescató de las FARC—, que con una Florence Cassez, a quien busca liberar de este país de salvajes.

Sarkozy vino a defender los intereses de Francia. ¿Quién va a defender los derechos de México? Aceptar la extradición de Cassez restaría, por principio, legitimidad al discurso que ha venido pronunciando Felipe Calderón en contra de la inseguridad pública. La señal sería mala hacia adentro y hacia afuera: de debilidad, de inconsistencia, de falta de fuerza. No sólo con respecto a una potencia, sino hacia la delincuencia.

Cassez será, sin embargo, extraditada y no por ello Francia o Europa van a interpretar la decisión como un acto de democracia y civilidad.

Con respecto a Forbes puede escribirse un libro. El tema podría dar incluso para hacer una película
—ahora que está de moda la cinta Quisiera ser millonario— sobre la importancia de ser rico, aunque la vía para lograrlo sea el narcotráfico.

Lo importante no es el medio sino el fin, parece ser la filosofía de una de las revistas estadounidenses más influyentes del orbe y cuyos dueños serían dignos de ser llevados a un tribunal para saber de quién reciben dinero. Por los argumentos que utilizó su editora, Luisa Kroll, El Chapo parece ser un cliente.

¿Dirán algo al respecto los funcionarios estadounidenses que acusan a México de ser un riesgo para la seguridad de su país por la violencia que generan los cárteles o en este caso harán una excepción? ¿Acaso esto no es un ejemplo de cómo la delincuencia organizada ha comenzado a apropiarse de la consciencia —aunque quizás también— de las finanzas de los medios de comunicación? Ahora que, tal vez, se valga todo con tal de vender ejemplares.