MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Sin acuerdo cónclave panista; Calderón sostiene a Nava y opositores mantienen


ÁLVARO DELGADO / Revista Proceso


MÉXICO, DF,  (apro).– Después de una reunión privada de un grupo de consejeros nacionales, encabezada por Felipe Calderón y Germán Martínez el pasado sábado 25, no se generó ningún acuerdo para modificar la condición de candidato único de César Nava a la presidencia del Partido Acción Nacional (PAN) y su eventual sustitución por Ernesto Ruffo, presentes ambos en el cónclave.

 

         En este contexto, Manuel Espino, expresidente del PAN, emitió un comunicado para emplazar a Calderón a dedicarse a gobernar y resolver los problemas de pobreza, desempleo, malos salarios y educación deficiente del país, en vez de interferir en la vida interna de ese partido.

 

         "Esas deben ser las prioridades del presidente Calderón y su equipo de  gobierno. Esos son los desafíos que la sociedad demanda atender sin distracciones partidistas", puntualizó Espino. 

 

         Al encuentro del sábado por la mañana asistieron, también, los senadores Santiago Creel y Humberto Aguilar Coronado, quienes han criticado públicamente el método para la elección del sustituto de Martínez, quien renunció a la presidencia del PAN por la debacle del 5 de julio y el que, ese mismo día, comenzó una gira por el país con una comida para más de 3 mil personas que le organizó en Guanajuato el gobernador Juan Manuel Oliva.

 

         Hoy mismo, en Saltillo, Coahuila, Nava Vázquez informó que en la reunión del sábado, que describió como "amplia y con un gran número de militantes y consejeros", ni siquiera se trató el tema de la candidatura "de consenso" de Ruffo, pese a que éste confió al reportero de esta agencia que ese era el motivo de su viaje de Ensenada, su lugar de residencia, a la Ciudad de México. 

 

"Hemos tenido diferentes reuniones, particularmente una el fin de semana, donde coincidimos, a convocatoria de Germán Martínez, un buen número de consejeros y compañeros panistas de todo el país, de diversas generaciones, de diversas regiones, y en donde tuvimos la oportunidad de reflexionar sobre el 5 de julio y sobre la situación que vive el partido."

 

         En este contexto, Manuel Espino, expresidente del PAN, emitió un tercer comunicado titulado "Volver a empezar", en el que afirma que su partido "sigue a la deriva" y reprueba que Nava, igual que Germán Martínez, sea candidato oficial y único.

 

"Este hecho insólito avergüenza a nuestro partido", puntualizó Espino, quien lamenta la situación de México, pese a que él ha difundido los esfuerzos de Calderón. "Como muchos panistas, desde mi trinchera he procurado transmitir el característico optimismo gubernamental que desafortunadamente cada vez se justifica menos."

 

Crítico, Espino dice que no basta con predicar el orgullo de tener un gobierno del PAN, sino cumplir las promesas de la campaña 2006 para recuperar la confianza ciudadana perdida el pasado 5 de julio, porque los electores han urgido al gobierno a resolver problemas sin pretextos.

 

"Hoy los panistas no podemos disimular, y menos negar, que tenemos la corresponsabilidad de gobierno en un México fiscalmente vulnerable, con inflación creciente y con el mayor nivel de desempleo desde que ganamos la Presidencia de la República en el 2000. No podemos evadir la corresponsabilidad, junto con el presidente Calderón, de que el poder adquisitivo de las familias esté en descenso y de que la mitad de los trabajadores ganen sólo 65 pesos al día; de que en los últimos tres años la población en extrema pobreza se haya incrementado en seis millones."

 

Añade: "No lo negamos, los panistas somos corresponsables con el presidente de México de que la educación siga siendo deficiente e insuficiente; también de que la inseguridad crezca al parejo de la cada vez más despiadada violencia en nuestras comunidades."

 

Espino, subraya: "Esas deben ser las prioridades del presidente Calderón y su equipo de  gobierno. Esos son los desafíos que la sociedad demanda atender sin distracciones partidistas."

 

En su proclama, Espino hace una diferencia sobre la atención de los problemas descritos: "Por corresponsabilidad solidaria, son también los retos de Acción Nacional, pero el partido no debe asumir directamente la conducción del gobierno y hacerse cargo de las políticas públicas, como el gobierno no debe ocuparse de la vida interna de aquél porque no le incumbe esa función."

 

         Crítico de la intromisión de Calderón en la imposición de Nava y Martínez, Espino puntualiza: "Por ello insistimos en que se haga respetar la autonomía del PAN frente al gobierno. En la certeza de que quien llegue a ser nuestro dirigente por una vía auténticamente democrática y sin injerencia gubernamental será su principal acompañante y aliado en los retos que juntos debemos asumir, unos desde el partido y otros desde el gobierno. Con la misma visión y compromiso, pero por carriles distintos aunque paralelos."